CARRETERA X ¿Para todos? ¿Seguro que para todos?

November 7, 2006 at 1:14 pm Leave a comment

 POR  DOMINGO ABRÉU COLLADO 
La verdad que la publicidad de las trae. Y no sólo se las trae, sino que se las lleva también. Porque lo que se ha visto hasta ahora en materia de vallas ya no deja lugar a la imaginación. Ya cualquier cosa puede verse con solamente mirar vallas y las frases que se gastan.

Miren ese ejemplo colocado en el Malecón de Santo Domingo: “Un puerto para todos”. Ajá, veamos ese “puerto para todos”.

Lo primero es que no va a ser “un puerto para todos” los palomos que en la actualidad habitan o merodean todo ese sector compuesto por playa, cuevas, alcantarillas, zaguanes, resquicios y toda cavidad donde pueda caber una de esas diminutas personas que deambulan por esa zona –como dice Pedro Guerra- “como los perros, intentando vivir viviendo”. Esos, los palomos, serán los primeros que van a tener bien claro que no habrá ningún puerto para todos.

Lo segundo es que habría que saber quiénes son esos “todos”, si son todos los que tienen embarcación, porque no me vengan a decir que la yola de Papo bocayate la van a dejar estacionarse ahí, como se ve en la valla, junto a uno de esos yate-jets que se muestran. No, no se verá a Papo bocayate desembarcando pescados en ese “puerto para todos”.

Otros “todos” que pudieran creerse que les han construido un puerto son los paseantes que bajan al Malecón por ser el espectáculo más barato de Santo Domingo. Si esos “todos” están creyendo que van a estarse paseando cerca de esos “porsches de agua” estacionados uno juntito al otro, mejor que esperen la Isla Artificial, porque más fácil llegarán a ésa –que ni siquiera va a construirse- que al puerto “para todos”.

Pero faltan “los todos” que tienen una lanchita en el patio, la que sacan una vez al mes para arrastrarla hasta Boca Chica, anclarla el día entero y tomarse par de potes en su interior, porque eso de irse a quemar combustible más allá de La Matica como que sale caro. Esos “todos” menos van a poder tener surtas sus embarcaciones en el “puerto para todos” con la bicoca que habrá que pagar ahí solamente por estar.

Pero que me disculpen las militantes de género, aunque la culpa no es mía. Fíjense que la valla dice “un puerto para todos”, y no “un puerto para todos y todas”, lo que pudiera significar que las “todas” que podrían aceptarse en dicho puerto no serán las de casa, sino las otras “todas”, aunque no serán todas las “todas”, sino algunas, porque de lo contrario se llenaría de aquellas “todas” el dichoso “puerto para todos”.

Y, finalmente, sí será “un puerto para todos” aquellos que tengan lanchas de a millón y medio en adelante, “unlimited”, incluyendo aquellos yates “made in” desfalcos bancarios, “perico business” y con licencia para largarse hasta Puerto Rico llenos de indocumentados, como salían de la provincia de la patrona del pueblo dominicano hasta que el tipo hizo fortuna y carrera política.

Quizás lo que realmente le falta a la frase de la valla es un “que” y el resto del mensaje: “un puerto para QUE todos” lo miren desde lejos y sientan el desarrollo, y luego regresen a sus casas llenos de orgullo patrio, principalmente los 27 de febrero.

Carrecauce a Valle Nuevo

Supongo que ustedes estarán de acuerdo conmigo en eso de que a esto no puede llamársele de otra manera que no sea “carrecauce”. Porque, ¿Cómo rayos puede calificarse a una carretera por la que va el cauce de las riadas que provocan las lluvias en esa zona?

Por experiencia propia, cada vez que uno transita por esa carretera hay que llevar el vehículo al día siguiente (si se está de vuelta) a balancear y alinear gomas. Y hay gente que además tiene que ir a alinearse el esqueleto, porque la batida que se recibe no se compara ni con los “lechosa con leche” de a 15 centavos de principios de los 60.

Ahora la pregunta necia, como se le dice aquí a lo necesario: ¿Van a reparar alguna vez la carretera esta que va de Constanza hasta San José de Ocoa? Y la segunda pregunta más necia todavía: ¿Y cuándo?

Mientras tanto, lo mejor es tomar las debidas precauciones cuando ustedes se aventuren por esas montañas, sea hacia el Parque Nacional de Valle Nuevo, sea hacia Villa Pajón, sea hacia Alto Bandera, o sea que fueren a aventurarse cruzando desde Constanza hacia Ocoa o viceversa.

Entre estas precauciones están las siguientes: no transite de noche por esa carretera, porque el horror de noche se potencializa. No beba, sea de noche o sea de día, porque usted no va a creer que el barranco que está viendo está en medio de la carretera, y tratando de alejarse de él se va a caer por el otro barranco, el más profundo. Aunque uno ya no sabe cuál es el más profundo.

Amarre todo lo que lleva, porque de otra manera todo va a saltar fuera del vehículo. Hágase amigo de un quiropráctico, para que no le cobre muy caro cuando tenga que poner todos sus huesos en las posiciones originales. Y, para terminar, encomiéndese a la Santísima Trinidad y asegúrese de tener pagada la póliza de su seguro y la del vehículo.

Ya Santiago tiene lo que no tenía…

Una de las coplas, por decirle así, que mi papá entonaba trabajando era esta: “Ya Santiago tiene lo que no tenía, una planta eléctrica y agua en tubería”. Nunca averigüé quién fue su autor o autora, quizás alguien me escriba y me lo diga. Pero en tanto, he aquí un elemento por el que se puede decir que Santiago se nos fue adelante y que tiene lo que no tenía, ni Santiago ni la Capital.

En una de las esquinas de la avenida César Estrella Sadhalá nos encontramos con este semáforo que permite saber cuánto tiempo estará usted detenido en el semáforo o cuánto tiempo le queda para cruzar el verde.

Ambas cosas son útiles. Cuando se sabe cuanto tiempo estará el auto detenido da tiempo a la relajación, no hay que estar con la tensión de la espera del cambio.

De igual manera, cuando se sabe cuánto tiempo le queda para cruzar el verde, eso le permite calcular con toda claridad si tiene tiempo para cruzar sin presión, lo que se traduce también en relajación.

Ambos aportes –que desembocan en la relajación, en desembararzarse de la tensión- son importantes cuando se conduce un vehículo. Pero además reducen considerablemente la posibilidad de accidentes, fundamentalmente esos accidentes que ocurren cuando no se sabe el tiempo que se tiene para cruzar un semáforo, cuando hay que detenerse violentamente o cuando se acelera para aprovechar el amarillo… y en la otra vía alguien hace lo mismo, pero en sentido contrario.

No sé qué tipo de semáforos son esos. Quizás sean simplemente semáforos con cronómetro, porque creo que no encajan en la clasificación de semáforos inteligentes. Estos últimos son los que trabajan a favor de cámaras y en función de la densidad del tránsito.

De todas formas, se nos fue Santiago adelante, aunque las Aguilas estén casi en el sótano.

Una plaga difícil

Cada día es más nutrida la horda de vendedores que pululan en medio de las encrucijadas con semáforos. Cada día son más los artículos que se ofertan, se venden, se regatean, se liquidan o bien se venden a sobreprecio. Dentro de poco se creará el Sindicato de Vendedores Semafóricos, y no habrá fuerza capaz de moverlos de ahí por el asunto aquel de los votos.

Así se instalaron los buhoneros de la Duarte con 27 de Febrero y Duarte con calle París, y debajo del elevado, y en las aceras, y ya en medio de la calle. Y aunque es una vergüenza ver el estado de esa parte de la ciudad Capital, no hay autoridad que pueda resolver la ubicación de tanto buhonero, vendutero, verdulera, busca-vida, descuidero, estafador y afines que se aglomeran a diario en esa zona.

Volviendo a lo de los semáforos. Ya las salidas de la ciudad están prácticamente tomadas por vendedores que lidian con los vehículos exponiendo sus vidas en el afán de vender a ventanilla de auto.

Lo penoso es que todos son jóvenes –mujeres, niños y hombres- que significarían fuerza de trabajo fresca en cualquier país con cierto nivel de desarrollo, pero que en nuestro país se van constituyendo en fuerza subutilizada que poco a poco se va maleando, aumentando la desorganización de vida y alejándose cada día más de las posibilidades de forjarse en algún tipo de oficio, todo por la búsqueda de la subsistencia.

El otro problema es las dificultades que causan cuando se realizan ventas y se entapona el tránsito por un conductor que está comprando alguna cosa ya con el semáforo en verde, cosa que ocurre permanentemente.

Y, como no hay regulaciones al respecto… ¡más qué regulaciones! Aún si las hubiera el problema seguiría, puesto que el caos alimenta el sistema partidario y pudre la posibilidad de funcionamiento del Estado.

Entry filed under: Uncategorized. Tags: .

El mercado Nuevo es un asco Sarraff dice Vargas Maldonado tiene 80% militancia del PRD

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


November 2006
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Blog Stats

  • 70,279 hits

%d bloggers like this: