Yuyu Lara

September 11, 2008 at 5:33 pm Leave a comment

 POR JUAN TAVERAS HERNANDEZ
Lo conocí hace más de diez años cuando Roberto Santana, entonces candidato a senador por San José de Ocoa, me pidió que lo visitara por su condición de líder natural de esa zona. Yuyu Lara tiene su historia.

Nació en Baní el 28 de septiembre de 1930. A los 9 años abandonó los estudios con apenas el cuarto grado para irse al Cruce de Ocoa, donde su madre tenía una fonda que se hizo famosa por el chivo guisado con moro, plátanos o yuca. Trabajó con su madre hasta 1960, cuando su padrastro lo echó de la fonda.

Para entonces estaba casado con su primera esposa con quien había procreado tres hijos.

 Consiguió una máquina de moler carne y un rodillo de madera para hacer pastelitos rellenos de carne que vendía frente al negocio de la madre a los pasajeros de las guaguas.

Poco después, con 2 pesos con 68 centavos, se instaló en lo que hoy es el Parador Cruce de Ocoa. Colocó 4 palos, buscó palma para el techo. El Parador de esa época no medía 2 metros cuadrados. El Parador hoy tiene más de 6 mil metros cuadrados de construcción.

De sus 79 años, Yuyu  ha pasado 70 trabajando todos los días. Se acuesta a las 10 de la noche después de cerrar el negocio y se levanta antes de la 5 de la mañana. No hay feriados. El Parador no cierra durante la Semana Santa.

Con su primera compañera tuvo diez hijos. Tras el divorcio conoció a Maritza Martínez, con quien procreó cuatro hijos, dos varones y dos hembras. Durante 44 años esa mujer lo acompaña en el trabajo. Ella trabaja tanto o más que él.

Todo el que ha viajado por el Sur conoce a Yuyu Lara; todos saben que es un hombre de bien. Honesto y trabajador. Recuerdo que en el gobierno de Hipólito Mejía a un funcionario no le agradó que él fuera el único empresario de la zona que pagaba sus impuestos.  Yuyu es un hombre recto. Tal vez demasiado recto.

Sentado en su negocio conoció a todos los dirigentes políticos y a todos los presidentes que ha tenido el país durante  48 años. Con Peña Gómez hizo una hermandad que se mantiene pese a la muerte del líder. Cada 10 de mayo, coloca velas frente al retrato de Peña. Y  llora en silencio, como se llora a un hermano. Todavía hay cosas personales de Peña Gómez en la casa de Yuyu. Peña nunca visitó el Sur sin detenerse donde Yuyu. Allí comía, dormía o descansaba. Durante muchos años fue miembro de la Comisión Nacional de Finanzas del PRD. Con Hipólito Mejía mantiene amistad desde hace muchos años. Hace unos días, el ex presidente Mejía tuvo la grandeza de ir al Parador para darle un abrazo solidario y reconocer su don de hombre decente y serio, merecedor del cariño y el respeto de todos.

El presidente Leonel Fernández, en sus recorridos por el Sur, hace un alto en el Parador para hablar en forma amena con Yuyu y Maritza.

Y puedo decir que  Fernández tiene un vínculo de amistad con Yuyu que se ha extendido hasta una buena parte de los funcionarios y dirigentes del PLD. Aunque está lejos de la política, agradece el trato deferente que le han brindado los líderes políticos y empresariales. Nunca ha buscado prebendas ni privilegios personales.

Muchas fortunas  han sido resultado del tráfico de influencias, del grado a grado, de la evasión  y del contrabando. No es el caso de Yuyo, quien dice con orgullo que nunca ha comprado una vaca o un chivo robado.

Con esfuerzo, sacrificio y trabajo, Yuyu y Maritza han levantado un negocio próspero que se ha diversificado produciendo los pollos que consume el negocio, pan, dulces, etc.

Pero no es millonario. El año pasado una tormenta casi lo lleva a la quiebra, pues las granjas fueron asoladas. Pero Eduard, el hijo que  no se ha marchado de la casa,     trabaja para sacar de la crisis los negocios de la familia.

Digo todo esto porque  uno de los hijos de Yuyu, el que lleva su nombre, Luis, es investigado con relación el caso de Ojo de Agua en Baní, lo que mantiene a la familia Lara-Martínez en situación de angustia y tristeza. Sufren mucho.

El pasado  jueves Yuyu estaba frente al Parador cuando vio cómo trasladaban a su hijo desde San Cristóbal hasta la cárcel de Azua, y sus ojos se llenaron de lágrimas. Eduard lo tomó de la mano, le echó el brazo por el hombro con ternura y lo llevó dentro. La Justicia tendrá que determinar si Luis Lara es culpable o inocente. La familia  confía en la inocencia de su pariente. De lo que no puede haber duda es de la honorabilidad de  Yuyu, el abuelo de mi querido y adorado hijo de seis años, Juan Luis Taveras Lara.

Entry filed under: Uncategorized. Tags: .

El puente del río Ocoa Ike provoca aguaceros en el norte del país

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


September 2008
M T W T F S S
« May   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Blog Stats

  • 70,249 hits

%d bloggers like this: